Vamos con tu futuro

CASO PRÁCTICO

Ahorrar para la jubilación

04 enero 2021 | 5 minutos

Una jubilación en la playa con un mojito en la mano es posible, si sabes cómo

Una jubilación en la playa con un mojito en la mano es posible, si sabes cómo

“¡Calma! Aún es muy pronto para empezar a ahorrar para la jubilación.” ¿A que te acabamos de leer la mente?. Pero, aunque puedas pensar que eso de ahorrar aún no entra en tus planes, es importante que sepas que el mejor momento para empezar a hacerlo es AHORA. Y, para prueba, un botón. Hoy vamos a demostrarte que cualquier edad es perfecta para empezar a ahorrar para la jubilación, si sabes cómo. 

Veamos dos de los casos más comunes de perfiles de personas que buscan un plan de ahorro para su jubilación. Me da que vas a ser uno de ellos...

 

Formas de ahorrar para la jubilación según la edad.

 

Piano piano si arriva lontano, el caso de Juan. 

Nuestro amigo Juan tiene 32 años, lleva trabajando desde los 26 y se está planteando empezar a ahorrar para su jubilación. De sus amigos solo escucha frases como “disfruta del dinero ahora que lo tienes”, “con lo joven que eres, ¿qué haces pensando en tu jubilación? ¡Anda que no queda!” Pero, por otro lado, sabe que las pensiones públicas en estos momentos no son muy elevadas y que las previsiones de aquí a unos años tampoco es que sean muy optimistas. Lo que tiene claro es que, si va a dejarse la piel trabajando los próximos 30 años, ¡que sea para tener una jubilación a lo grande! 

¡Ahora o nunca! Juan no quiere esperar más y prefiere empezar a ahorrar desde joven para disfrutar de una buena pensión. 

¿Qué opciones tiene?

  • Plan de pensiones: Este le permitirá desgravar anualmente las aportaciones en el IRPF, hasta un máximo del 30% de sus rendimientos netos del trabajo con el tope de 2.000 euros. Así, podría incluso reinvertir ese dinero que se ahorra en impuestos (en el propio plan, por ejemplo) y aumentar su rendimiento. ¡Todo ventajas! Por eso, los planes de pensiones aparecen en el TOP 3 de las formas de ahorro, tanto por su sencillez como por su rentabilidad.
  • Fondos de inversión: Es perfecto ya que se adapta a la situación de Juan. Puede ahorrar pero tener liquidez inmediata por lo que pueda pasar. Las aportaciones al fondo de inversión no tienen desgravación fiscal pero no tributan hasta el momento en que reembolsas el dinero y sólo por las ganancias obtenidas.

Juan aún es joven y, ¿qué es la vida sin un poco de riesgo? En su caso, le recomendamos que, dentro del plan de ahorro que elija, se decante por un activo con mayor potencial de rentabilidad. Estos tienen un riesgo más elevado, pero también pueden darle mayor beneficio (mmm resulta muy suculento). Además, le quedan muchos años de margen por delante para recuperarse en caso de “perder dinero” en algún momento dado. Así, su mejor opción será la renta variable.

Reproducir vídeo Reproducir vídeo

Ahorradores rezagados, el caso de Lucía.  

Lucía tiene 51 años, lleva trabajando desde los 22 y nunca se ha preocupado por ahorrar para la jubilación, “¿para qué?” pensaba ella, “tengo la jubilación del Estado y algo de dinerillo en el banco. ¡Con esto me sobro y me basto!”

Pero el tiempo pasa igual para todos, nos guste o no, y ahora que ve más cerca que nunca su jubilación, echa cuentas y comprueba que probablemente no vaya a tener la pensión que ella esperaba. ¡No te preocupes Julia, aún estamos a tiempo de solucionarlo y disfrutar de esa jubilación que te mereces! 

¿Qué opciones tiene?

  • Ya que ha empezado a ahorrar más tarde que Juan, la cantidad de dinero destinada para poder asegurarse una buena jubilación deberá ser mayor. Esto sí, sin superar el máximo que permita la desgravación (2.000€ anuales), pero muy cerca de esta cifra para aprovechar al máximo sus beneficios fiscales.
  • Si lo que busca es una garantía de rentabilidad, existen productos como los Planes de Pensiones garantizados o los PPA que garantizan rendimientos a ciertos plazos.

En los dos casos que hemos estudiado hay una “opción C” perfecta para ambos: Entre la renta variable y la renta fija hay opciones mixtas, es decir, una combinación de ambas para adaptarse al riesgo que quiera asumir cada uno. 

En Ibercaja tenemos la gama de planes de gestión activa, se trata de planes muy flexibles en cuanto al ámbito de inversión y con unos porcentajes mínimos y máximos de renta variable en función del producto para que se adapten a los clientes en función de su perfil inversor y el horizonte temporal que le resta hasta la jubilación (para jóvenes un producto con mayor porcentaje de renta variable y para los menos jóvenes con menos renta variable). Al ser tan flexibles permiten al gestor experto decidir sobre la inversión adaptándose a las tendencias del mercado sin necesidad de que el cliente tenga que estar moviéndose de un producto a otro. Sólo tendrá que moverse cuando cambien sus preferencias de riesgo o se acerque la jubilación.

¿A que, después de leer el artículo, ahorrar para la jubilación ya no es tanto drama? Como siempre se ha dicho, “la información es poder” y, si tienes todos los datos sobre la mesa, podrás optar por la mejor de las opciones según tu caso y tu plan de vida. En ambos escenarios se presentan diferentes alternativas de ahorro, con beneficios fiscales y rentabilidad. De esta forma, nuestros amigos Juan y Lucía podrán disfrutar de una jubilación en la playa, con un mojito en la mano, una buena paellita y, sobre todo, una buena pensión. 

¿No encuentras lo que buscas?

No todo el mundo tiene las mismas necesidades, y queremos que encuentres la solución que mejor se adapte a tu situación.

NRI: IBB0600005-050001