Vamos con tu futuro

04/02/2021 | 5 minutos

¿Qué son las rentas vitalicias y cómo funcionan?

¿En qué consiste la renta vitalicia?

¿En qué consiste la renta vitalicia?

Siempre has sido una persona muy previsora, con tus pequeños ahorros mensuales, pensando en tu futuro y el de los tuyos… ¡No iba a ser menos ahora que se acerca tu edad de jubilación! Y haces bien, porque todo lo sembrado estos últimos años ahora va a empezar a dar su fruto. Hoy vamos a ver en detalle qué es una renta vitalicia.

¿Qué es una renta vitalicia?

Es un seguro de vida-ahorro por el cual cobrarás una renta periódica el resto de tu vida. Para ello, deberás hacer un aporte inicial de capital, que es lo que se convertirá en ese “dinerillo extra” todos los meses. La cantidad a cobrar dependerá, pues, de la cantidad que quieras (o puedas) destinar al plan, además, del tipo de interés y del capital de fallecimiento Y, como ya te habrás imaginado, a mayor aporte económico, mayor renta mensual te quedará cada mes. 

En muchos casos, si una persona tiene un Plan de Pensiones o un Seguro de Ahorro contratado desde hace años, al llegar la edad de jubilación, tendrá la opción de reinvertir ese capital total en seguros de renta vitalicia. Así, el lugar de cobrarlo de una vez, lo irá cobrando periódicamente durante los próximos años. 

Como ves, este tipo de productos es ideal para los que estéis cerca de vuestra edad de jubilación. De hecho, tiene ventajas fiscales si se contrata a partir de los 50 años, y aún mejores si se hace a partir de los 70 años.

Tipos de renta vitalicia

Ahora que ya sabemos qué es una renta vitalicia, entremos más en materia y veamos los diferentes tipos que hay, que pueden variar en función del capital que queramos designar a nuestros beneficiarios.

De capital cedido: 

En este caso, no se puede recuperar el dinero en ningún momento y se mantendrá esta renta hasta el momento del fallecimiento del asegurado. Éste cobrará los intereses más su propio capital, por lo que al consumir su aportación, la pensión que cobrará será superior al resto de modalidades.

De rentas constantes o capital reservado: 

El asegurado no consume su capital, sino que únicamente cobra intereses. Aquí sí tenemos la posibilidad de recuperar el dinero que invertimos en el momento de la contratación, bien con rescates parciales, o bien, a través de un rescate total. Podemos cancelar este seguro en cualquier momento y, en caso de fallecimiento, los beneficiarios cobrarían el importe del capital aportado por el asegurado más un capital de fallecimiento adicional. Si el asegurado quiere realizar un rescate parcial o total, éste se valorará en función de la inversión del contrato, por lo que podría recuperar un capital igual o inferior al aportado en el momento de la contratación.

Mixta: 

Como su nombre indica, un mix de las dos anteriores. El asegurado cobra una pensión vitalicia, que se compone de dos conceptos. El primero de ellos sería los intereses que genera el capital invertido, y el segundo de ellos sería parte de su propio capital. Con esta combinación, el asegurado consigue aumentar la pensión que cobra cada mes y, en caso de fallecimiento, sus beneficiarios cobrarán una parte de la inversión, la que no haya consumido el asegurado en sus rentas periódicas.

Ahora que sabes qué es una renta vitalicia, te toca a ti tomar la decisión que mejor se adapte a tus necesidades.

¿No encuentras lo que buscas?

No todo el mundo tiene las mismas necesidades, y queremos que encuentres la solución que mejor se adapte a tu situación.