Vamos con tu futuro

15/10/2020 | 6 minutos

IRPF ¿Qué es el impuesto sobre la renta de las personas físicas?

Entiende cómo funciona el IRPF sin ser experto en finanzas

Entiende cómo funciona el IRPF sin ser experto en finanzas

Puede que no lo veamos, pero está ahí, escondido detrás de las cortinas. El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas es algo que nos afecta a todos, ya seamos trabajadores por cuenta propia, por cuenta ajena, o incluso estemos cobrando el paro. Por eso, es importante que sepamos exactamente qué es y por qué forma parte de nuestras vidas. 

 

¿Qué es el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas?

 

El IRPF es un impuesto obligatorio, personal y progresivo que el Estado cobra a las personas, familias y entidades en función de su riqueza. Su finalidad no es otra que la de contribuir al sistema estatal de servicios públicos de los que disfrutamos todos (sanidad, educación…)

  • Es Obligatorio: Ya que deben pagarlo todas las personas residentes en España durante ese año natural. También deben contribuir al IRPF aquellas personas cuya base de su actividad económica principal se desarrolle en España.
  • Es Personal: Porque, como hemos comentado al principio, lo deben pagar todos los trabajadores por cuenta ajena (mediante la nómina), por cuenta propia (mediante facturas) o aquellos que cobran la prestación por desempleo.
  • Es Progresivo: Porque va en función del nivel de renta de cada uno. Es decir, a mayores ingresos, mayor será el porcentaje que deberás aportar al IRPF. También se adaptará a nuestra situación personal (discapacidad, hijos o mayores a cargo…)

El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas se paga cada mes, pero, será cada año, al hacer la Declaración de la Renta en la Agencia Tributaria, cuando se verá si la cantidad aportada es inferior o superior a la que debería aportar esta persona. Por lo tanto, si has estado pagando más IRPF del que deberías, en el borrador de la Declaración de la Renta te saldrá “a devolver” y tienes derecho a esa devolución. Y, al contrario, te saldrá “a pagar” si tu retención ha sido inferior a la que te corresponde. 

 

Y, ¿cómo sabemos cuál es la cantidad que debemos aportar mensualmente de IRPF? 

 

El que más dinero gana, más debe aportar a modo de Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. Eso nos ha quedado claro. Para saber la cantidad legal que nos corresponde según nuestra renta, existe una tabla de tipos impositivos donde podemos ver cuál es nuestro rango salarial y, en función de eso, calcular la retención que deberíamos tener. La de 2020 es esta (en € brutos anuales):

  • De 0 a 12.45€ --- 19%
  • De 12.450€ a 20.200€ --- 24%
  • De 20.200€ a 35.200€ --- 30%
  • De 35.200€ a 60.000€ --- 37%
  • Más de 60.000€ --- 45%

¿Qué está sujeto al Impuesto de la Renta de las Personas Físicas?

 

No te voy a mentir, el IRPF lo debemos pagar a la Agencia Tributaria en más ocasiones de las que pensamos, por eso es importante que las conozcas todas y sepas detectarlas. Este impuesto grava:

  1. Los rendimientos del trabajo: Es decir, lo que ganamos por nuestro trabajo (tanto el salario como las prestaciones por desempleo). De aquí se excluyen las dietas, gastos de viajes de negocios u otros beneficios empresariales como el abono transporte o el cheque guardería.  También se incluirían en este apartado el cobro de los planes de pensiones.
  2. Rendimientos del capital: En este caso, entrarían todos los demás ingresos generados por bienes patrimoniales o derechos relacionados con otras actividades económicas. Por ejemplo, el alquiler de una vivienda. 
  3. Rendimientos de actividades económicas: Aquellos ingresos que obtiene una persona jurídica (no persona física) al desarrollar una actividad económica. 
  4. Ganancias y pérdida patrimoniales: Hace referencia a la venta de inmuebles acciones, fondos de inversión...Pero sólo tributa el IRPF al recuperar ese dinero invertido. 
  5. Otras imputaciones de rentas establecidas por ley: Como podría ser el uso y disfrute de una vivienda que no se encuentra en alquiler y que tampoco constituye la vivienda habitual, es decir, ese apartamento en la playa o la montaña que utilizas para tus vacaciones.

Seguro que has descubierto alguna actividad que está sujeta al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y que desconocías, ¿verdad? Si es que, es cierto cuando se dice que “La información es Poder”. Ahora podrás entender mucho mejor cómo funciona este impuesto y cómo te puede afectar personalmente a la hora de hacer la Declaración de la Renta en la Agencia Tributaria. 

¿No encuentras lo que buscas?

No todo el mundo tiene las mismas necesidades, y queremos que encuentres la solución que mejor se adapte a tu situación.