Vamos con tu futuro

28/12/2020 | 6 minutos

Deducciones irpf para la declaración de la renta

Cómo ahorrar haciendo la declaración de la renta

Cómo ahorrar haciendo la declaración de la renta

Hacer la declaración de la renta no suele ser plato de buen gusto para nadie. Desde luego a nosotros se nos ocurren millones de planes mejores que sentarte a calcular y recopilar nóminas. Aunque es un proceso que en los años ha mejorado y se ha facilitado con la aparición de la Renta Web y demás formas más cómodas para hacerla, sigue dando pereza, no nos engañemos. Pero bueno es algo que hay que hacer y cuanto antes lo asumamos mejor. Así que una vez nos hemos armado de valor, hay varias cosas que debéis saber y que os pueden ayudar a ahorrarnos un buen dinero en dicha declaración. Nos referimos a las deducciones del IRPF para la declaración de la renta, pues las hay de varios tipos y es posible que algunas de ellas os afecten. Vamos a verlo.

 

¿Qué es el IRPF?

El IRPF es un impuesto obligatorio, personal y progresivo que el Estado cobra a las personas en función de su riqueza. Tiene como objetivo contribuir al sistema estatal de servicios públicos como pueden ser sanidad o educación. Además, es de naturaleza obligatoria, pues deben pagarlo todas las personas residentes en España durante ese año natural.

El IRPF se paga cada mes, pero, será cada año, al hacer la Declaración de la Renta en la Agencia Tributaria, cuando se verá si la cantidad aportada es inferior o superior a la que debería aportar esta persona. Por lo tanto, si has estado pagando más IRPF del que deberías, en el borrador de la Declaración de la Renta te saldrá “a devolver” y tienes derecho a esa devolución. Y, al contrario, te saldrá “a pagar” si tu retención ha sido inferior a la que te corresponde.

¿Cuáles son las deducciones del IRPF más comunes?

Como ya hemos dicho, son muchas las deducciones del IRPF a las que podemos optar en la declaración de la renta. Ahora vamos a ver las más habituales:

Deducciones relativas a la compra de una vivienda:

Son aplicables para aquellas personas que compraron una casa antes del 1 de enero de 2013.

Deducciones relativas a la inversión en empresas nuevas o de reciente creación: 

Pueden llegar a deducir hasta el 30% del IRPF.

Deducciones relativas al alquiler de la vivienda habitual: 

Son aplicables para aquellas personas que hayan firmado el contrato de arrendamiento antes del 1 de enero de 2015.

Deducciones relativas a donaciones:

Cuando las donaciones son a entidades sin fines lucrativos, pueden deducir el 75% de las cantidades donadas, cuando estas no superen los 150€, y 30% para el resto de las cantidades donadas que excedan de 150€.

 

Estas son las más comunes, pero tenéis que saber que hay otras deducciones del IRPF menos comunes pero que os pueden afectar de igual manera. Por ejemplo, os podréis desgravar aquellos gastos destinados al interés cultural o a la afiliación de partidos políticos, entre otros. Simplemente recordaros que aquí estamos hablando de las deducciones generales, pero también hay algunas que se producen de manera automática. De hecho, es importante resaltar que cada Comunidad Autónoma tiene una serie de deducciones previstas para sus residentes, que muchas veces pasan desapercibidas, pero que no hay que olvidar.

Como veis, Hacienda considera una gran cantidad de supuestos por lo que es posible llevar a cabo deducciones del IRPF a la hora de hacer la declaración de la renta. Ahora sois vosotros los que tenéis que ver cuáles son aquellos que os afectan y en qué medida. Nosotros os animamos a que sigáis leyendo más artículos acerca de la declaración de la renta, que podéis encontrar en este blog.

¿No encuentras lo que buscas?

No todo el mundo tiene las mismas necesidades, y queremos que encuentres la solución que mejor se adapte a tu situación.