Vamos con tu futuro

25/06/2021 | 3 minutos

Consejos para empezar a invertir con poco dinero

Cómo empezar a invertir con muy poco dinero

Cómo empezar a invertir con muy poco dinero

Invertir está al alcance de todos y, desde luego, también puedes hacerlo tú. Quizás crees que si tus ahorros son pequeños lo mejor es dejarlos en la cuenta aunque no te den rentabilidad. Sin embargo, eso también puede suponer una pérdida: cuando los beneficios que obtienes están por debajo de la inflación, en realidad estás perdiendo poder adquisitivo. 

¿Se puede mejorar la rentabilidad del ahorro?

Todos podemos acceder a los mercados financieros actuales. Lo cierto es que los distintos productos y planes de ahorro existentes no se dirigen únicamente a los que ya tienen mucho dinero. Al contrario.

Por ejemplo, existen fondos de inversión en los que se puede invertir desde 30 euros mensuales. Lo mismo sucede con muchos tipos de seguros de ahorro, que permiten la inversión desde pequeñas cantidades mensuales. Dicho de otro modo, puedes diseñar una inversión a tu medida sin necesidad de tener mucho dinero ahorrado.

Evidentemente, al invertir se asume la posibilidad de tener pérdidas, pero todo depende de tu perfil inversor y del tipo de producto escogido. Manteniendo tu dinero en una cuenta, muy probablemente, ya estás perdiendo dinero aunque no lo sepas. La inflación es tu enemigo silencioso: si tu rentabilidad es inferior a la inflación, sin saberlo, mantienes tu dinero pero no tu poder adquisitivo.

Existen multitud de formas para mover tu dinero, darle vida y optar a conseguir una mayor rentabilidad, siempre en función de tus necesidades y expectativas. La variedad de alternativas disponibles es enorme. Tú decides de antemano cuánto estás dispuesto a arriesgarte: desde muy poco hasta todo lo que quieras.

En esta ecuación, factores como el horizonte temporal influyen sobremanera. Si tienes la seguridad de que no vas a necesitar ese dinero a corto plazo, invertir en fondos de inversión o seguros de ahorro que tengan una parte en renta variable puede ser una opción, porque a plazos largos, aun asumiendo riesgo, los resultados pueden ser mejores que en otro tipo de productos. 

Tienes que tener claro que siempre tienes en tu mano elegir el tipo de producto para invertir y, por lo tanto, su nivel de riesgo, para que te sientas cómodo con tu inversión. 

Consejos para estas inversiones

Antes de empezar a invertir tienes que considerar algunos aspectos importantes:

  • Déjate aconsejar por los expertos. Nadie nace aprendido. Y, en una materia como esta, los especialistas conocen las circunstancias de los mercados y las diferentes tipologías de productos. Tendrás que abrirte a ellos y contarles cómo eres para que ellos puedan saber cuál es tu perfil inversor, los riesgos que estás dispuesto a asumir y, con eso, encontrar las opciones más adecuadas para ti.
  • Ve poco a poco. Empieza tu actividad inversora con pequeñas cantidades. Esto te permitirá ir familiarizándote con la situación, sentirte más cómodo y tranquilo con ella e ir ganando confianza para tomar decisiones más ambiciosas conforme las circunstancias evolucionen.
  • Ten claro tu horizonte temporal. No es lo mismo invertir a medio que a largo plazo. Si inviertes a un plazo más largo, pueden encontrarse productos con mayor expectativa de rentabilidad. Pero tienes que tener muy claro que no vas a necesitar ese dinero antes.
  • Reparte. La frase típica es “no pongas todos los huevos en la misma cesta”, que quiere decir que inviertas a la vez en productos diferentes, no pongas todo tu dinero en el mismo producto. Eso es así incluso aunque tengas poco para invertir: si repartes o, como suelen decir los expertos, diversificas, reduces el riesgo por esa dispersión.

Llegados a este punto, si quieres pasar de ahorrador e inversor, necesitas contar con asesoramiento financiero cualificado, profesional y de confianza. 

Invertir no debe darte miedo, siempre que pongas los medios para hacerlo bien y respaldado por auténticos expertos que te aconsejarán el producto más adecuado para ti.

¿No encuentras lo que buscas?

No todo el mundo tiene las mismas necesidades, y queremos que encuentres la solución que mejor se adapte a tu situación.