Vamos con tu futuro

24/02/2021 | 7 minutos

Ahorro fiscal plan de pensiones

¿Cómo puedo ahorrar desde el minuto uno con un plan de pensiones?

¿Cómo puedo ahorrar desde el minuto uno con un plan de pensiones?

Todo aquel que se abre un plan de pensiones busca dar rentabilidad a su dinero en el futuro para tener una jubilación tranquila y no depender únicamente de la pensión que ofrece a las personas mayores el Estado. Desde luego es una apuesta segura, pues aunque el ahorro de dicho dinero puede variar, siempre se rasca algo. Pero ¿a que no sabíais que estos productos tienen beneficios desde el momento en que los abrimos? En este artículo vamos a ver el ahorro fiscal de un plan de pensiones, ciertas ventajas a la hora de tributar que ofrecen dichos planes y que muchos no conocen.

Ya hemos visto en otros textos cómo funciona un plan de pensiones, algo bastante sencillo, pues el cliente va realizando aportaciones periódicas de dinero que van destinadas a lo que se conoce como un fondo de pensiones. Este fondo se dedica a mover el dinero, comprando y vendiendo activos para tratar de conseguir la mayor rentabilidad posible a largo plazo. Ahora bien, ese dinero tributa de dos formas distintas dependiendo del momento en el que se encuentre:

  • Fiscalidad de las aportaciones.
  • Tributación en el momento en que se produce el rescate del dinero, es decir, cuando lo sacamos del plan.

¿Cuál es la fiscalidad de las aportaciones?

Las aportaciones de un plan de pensiones disminuyen la base imponible del IRPF cada año con unos límites que dependen del tipo de aportación que hagamos:

  • Aportaciones individuales: Con una aportación individual, el máximo a desgravar es la menor de estas cantidades: 2.000 euros o el 30% del rendimiento neto de tu trabajo y otras actividades económicas.
  • Aportaciones en favor de un cónyuge: Cuando se realicen aportaciones al plan del cónyuge, si este tiene rentas del trabajo o de actividades económicas inferiores a 8.000 euros anuales, nos podremos desgravar dichas aportaciones con un límite máximo de 1.000 euros anuales.
  • Aportaciones en favor de personas en grado de parentesco con discapacidad: Nos referimos a cónyuge, pariente hasta tercer grado o tutor. Todas aquellas personas que realicen aportaciones en el plan en favor del discapacitado podrán deducirse un máximo de 10.000 euros anuales cada aportante. Si las aportaciones las realiza la propia persona con discapacidad, el límite de deducción será de 24.250 euros. De cualquier modo, el conjunto de deducciones entre todos los aportantes no podrá superar 24.250 euros anuales

En general, las aportaciones que no puedan deducirse en un ejercicio por insuficiencia de la base imponible o por superar los límites anuales indicados, podrán deducirse en los 5 ejercicios siguientes. Esto es aplicable a todo el territorio español (aunque en Navarra y País Vasco los límites son diferentes).

En cuanto al ahorro fiscal que podemos obtener con las aportaciones a Planes varía en función de nuestros ingresos, ya que se reducen directamente de la base imponible general del IRPF, y a más ingresos, más % de tributación, y por tanto también de desgravación.

Los porcentajes de tributación en el IRPF actualmente son: 

Base liquidable generalTipo impositivo
DesdeHasta 
0€12.450€19%
12.450€20.200€24%
20.200€35.200€30%
35.200€60.000€37%
60.000€          300.000€45%
300.000€-47%
   

Por ejemplo, si una persona tiene un salario anual bruto de 27.000€, podrá ahorrar hasta un 30% de lo aportado al plan.  

Hay diferencias por Comunidades Autónomas, esta sería la escala general, pero con esto podemos hacernos una idea. Así, el tipo impositivo que se aplica al tramo de ingresos en el que te encuentras se corresponde con el porcentaje de ahorro fiscal sobre la aportación que tendrás. 

¿Y qué hay de la tributación del rescate? 

En el rescate, los fondos que obtendremos se consideran rendimientos de trabajo, por lo que a diferencia de las aportaciones, incrementan la base imponible del IRPF y por tanto, nos tocará pagar impuestos. Con este tratamiento fiscal lo que se consigue es un diferimiento de impuestos (te los ahorras cuando aportas y los pagas cuando lo cobras)

Es interesante comentar que existen formas de pagar menos impuestos si, en lugar de cobrarlo todo a la vez, se hace en cantidades más pequeñas y en varios años, aprovechando la progresividad del impuesto. 

Como ya hemos visto en alguna ocasión, el rescate de un plan de pensiones se puede hacer de dos maneras y a cada una de ellas le afecta la fiscalidad de forma distinta:

  • Rescate en forma de renta: Se recibe cada x tiempo una determinada cantidad del dinero acumulado. Se suaviza así el impacto fiscal, pues recibes el dinero poco a poco y así es más complicado que tributes en los tramos más altos.
  • Rescate en forma de capital: De esta forma, recuperamos todo el dinero de golpe. Fiscalmente tiene un mayor impacto ya que el importe cobrado tributa al año siguiente y como rendimiento de trabajo y eso hace que la base imponible del IRPF aumente mucho.

Además de estas dos formas de rescate (o cobro), podemos encontrar otras opciones, quizás no tan comunes, pero igual de interesantes, como los reembolsos puntuales o el rescate mixto (una parte en capital y otra en renta).

Sabemos que vuestro objetivo cuando os abrís un plan de pensiones es el de ahorrar dinero para la jubilación, pero hemos creído conveniente contaros cual es el ahorro fiscal que ofrecen estos planes, pues es una manera muy buena de aprovechar ciertos beneficios de estos productos que algunos aún no conocen y de los que podéis disfrutar desde el momento en el que decidís contratarlos.

¿No encuentras lo que buscas?

No todo el mundo tiene las mismas necesidades, y queremos que encuentres la solución que mejor se adapte a tu situación.